Beyond code

Deja tu comentario

Con frecuencia nos encontramos en encrucijadas con dos opciones: el camino cómodo del status quo y el afán de conseguir algo más. Y creemos que podemos, pero debemos ser conscientes de que el juego se desarrolla en dos planos (p. 1-3).
Ambos son importantes, dominar uno no significa que nos sepamos manejar en el otro, no hay uno más fácil, y la calidad del juego dependerá de la calidad de nuestras reglas.

El juego interior
Lo jugamos con nosotros mismos. Como dice Covey: “Todo se crea dos veces, una en tu mente y la otra en el mundo real”. En el interior tenemos más control, por eso los ganadores de este juego atienden a lo más importante, mirando la vida y trabajando de forma diferente a los demás.

  • Aprende: como seguramente dedicas mucho tiempo a los proyectos y aprender nuevas habilidades para el futuro, pero quienes tienen éxito han invertido tiempo también desarrollarse a sí mismos en aspectos clave como aprender a construir relaciones a largo plazo, ser congruente, desarrollar sus fortalezas, mantener un cuadro de mando de su aprendizaje.
  • Ríe: todos cometemos errores, pero hay que aprender a manejarlos. No demasiado en serio a uno mismo y saber reírse de uno mismo muestra la persona que hay detrás de todo profesional.
  • Mira: puedes marcar la diferencia mirando más allá de donde se espera.
  • Deja huella: cada compromiso te ofrece la oportunidad de dejar huella. Así que, toma decisiones para añadir un valor significativo, un impacto notable. Cada vez que practiques esta disciplina descubrirás cuántas recompensas lleva asociado.
  • Ama: ¿Amas tu trabajo? Muchos contestan a esta pregunta con un: “Sí, pero…” No importa cómo decidas contestar, hay muchas razones para apoyar tu decisión. Si decides algo, tu mente se enfoca en buscar apoyo para esa decisión. Tu decisión afecta a cómo verás a tus colegas y a cómo percibirás todo lo que tiene que ver con tu puesto de trabajo.

El juego exterior

  • Lo jugamos en el mundo exterior. Nadie es una isla. Nuestra relación con lo exterior desempeña un papel importante en nuestro éxito. Es un deporte de contacto y para ganarlo hay que involucrar a otros y dominar el arte de las relaciones.
  • Aprendido: nadie en tu empresa es tan listo como todos juntos. Esto sólo tiene validez si cada uno potencia las fortalezas del grupo. Pregúntate si usas todo el potencial que se tienes hoy a tu disposición.
  • Amabilidad: no estamos hablando de tu carácter o tus competencias. Las personas que cultivan su simpatía y son agradables consiguen que los demás hagan esfuerzos por ellas.
  • Escucha: todos sabemos lo importante que es escuchar y pocos lo practicamos. Para empezar a tener éxito tienes que dejar de escuchar de forma selectiva lo que refrenda tus ideas.
  • Lidera: el liderazgo no tiene que ver con la posición en una jerarquía. Si quieres liderar, busca huecos en tu organización y empieza a rellenarlos. El liderazgo puede ser tan sencillo como llenar espacios vacíos. Si estás preparado, puedes aprovechar los momentos en los que se te ofrece la posibilidad de emerger como líder.


Lecciones aprendidas por R. Setty durante su vida:

  • Hazte las preguntas correctas: es tan importante o más que dar con las respuestas.
  • Grandes expectativas dan mayores resultados: si esperas mucho de tus colaboradores, por lo general superarán los estándares previstos.
  • Tienes más capacidades de lo que imaginas: colócate por encima de las circunstancias.
  • Paga el precio de ganar el premio: la persistencia acaba dando resultados.
  • O tienes éxito o aprendes: puedes aprender tanto de los éxitos como de los fracasos.
  • Pon el foco en el largo plazo: objetivos a corto plazo pueden incrementar el retorno si tienes suerte, pero para tener resultados importantes de forma continuada es mejor centrarse en ser coherente con tus objetivos a lo largo del tiempo. (p. 66-71)

Rajesh Setty, Beyond code.
Select Books, Nueva York 2005

0 comments:

Publicar un comentario

Nota importante: aquellos comentarios que tengan spam (o contenido ofensivo) serán ELIMINADOS; no editados... sino que directamente se los elimina.